NOTICIAS DE PRENSA

Martes 30 de agosto de 1983            HERALDO DE ARAGON                Página 11

IMPRESIONANTE TORMENTA EN EL PUEBLO ZARAGOZANO DE OLVÉS

Las pérdidas son muy importantes y la población ha quedado sin agua potable

inundacion2inundacion1

Olvés (Enviado especial).- Una gran tormenta cayó en la tarde del pasado sábado sobre la localidad zaragozana de Olvés, y , durante 90 minutos, se calculan en 125 a 130 litros por metro cuadrado los recogidos en dicha localidad, lo que produjo grandes pérdidas, que sin evaluar todavía, a simple vista, pudimos observar que serán de importancia.

Sobre las seis y media, y llegando de la parte de Gallocanta, decía el alguacil, señor Pérez, empezó a diluviar, y con la intensidad que pocos recuerdan, empezó a bajar la rambla, arrasando huertos, vega, viñedo; aportando a las mismas unos recargos de tierras de arrastres enterrando sembrados, hortales, derruyendo tapias, arrancando parte de la infraestructura de los servicios de aguas potables, así como la desaparición de la fuente. Un buen número de árboles, perales, melocotoneros y otras especies habían sido arrancados por la fuerza del agua y transportados a muchos metros de donde estaban plantados. También afecto con varios cortes en la carretera – vía provincial – que finaliza con el empalme de Munébrega-Castejón.

En compañía de los concejales del Ayuntamiento de Olvés Serafín Alaya y Santos Sebastián recorrimos la parte afectada, y son muchos los kilómetros que aún mostraban los efectos de la riada aportada por el barranco, y cuya superficie, muy capaz, fue insuficiente para acoger tantas precipitaciones, anegando las fincas, huertos, cuyo aspecto hoy es otro barranco. Aspecto que se puede comprobar hasta la desembocadura en el rió Jiloca, con menos daños, cuando se acercaba a Maluenda.

Es difícil que se puedan, de una manera urgente, valorar las perdidas, pero se esperan que tengan suma importancia, ya que la tormenta arrasó totalmente los hortales, vega, esperando que técnicos en estos aspectos lleguen hasta Olvés, para comenzar a valorar tantas pérdidas.

Ni los más viejos del lugar, y perdón por el tópico, conocían tan importante tormenta, ya que en la plaza principal del pueblo, a los pies de la iglesia de Santa María, conversamos con un vecino que cuenta 83 años, y no recordaba hecho igual, lamentándose a su vez de que su huerto había sido arrasado. Si no nos ayudan para limpiar y que vuelva a ser tierra de cultivo donde teníamos hortalizas y algún que otro árbol frutal, decía el vecino, lo abandonaremos para que se quede como está ahora, en barranco. El viejo apesadumbrado confiaba en que se acudirá a evaluar las pérdidas y a iniciar acciones, nuestras autoridades, para solidarizarse con estas buenas gentes de Olvés, en cuya localidad adivinaba el disgusto que la nube había aportado a la comunidad, con esa ingente cantidad de agua, con granizo por la parte del pueblo, que no se recuerda por aquí.

En la calurosa mañana de Olvés, aún se puede observar por sus calles las banderitas festeras, en esos días de distensión, festejos que se habían vivido, cuando nadie sospechaba que al remate de las mismas se iba a poner en la localidad los tintes de tristeza, porque la nube – vino de la parte de Gallocanta – trajo pérdidas que, aún siendo importantes, no afectaron a persona alguna.

Allí dejamos a los hombres del Ayuntamiento dedicados a subsanar en parte los servicios de agua potable, ya que la vecindad no disponía de los mismos, y para el uso de boca, tuvieron que recurrir a la fuente vieja, que quedó sin afectar por esa tromba de agua, con desperfectos y pérdidas a las que poco a poco se van reponiendo, confiando que puedan tener remedio.

Al final de la ruta, hasta Maluenda, aún es fácil comprobar lo que fue la tormenta en Olvés.

                                                                                                              Jesús MARTINEZ MUÑOZ

EL ALCALDE DE OLVES VISITA LA DIPUTACION PROVINCIAL Y EL GOBIERNO CIVIL

Una representación del Ayuntamiento de Olvés, encabezada por su alcalde, Pedro Muñoz, llegó ayer a Zaragoza para entrevistarse con el vicepresidente de la Diputación, Carlos Alegre, y con el gobernador accidental, María Pilar de la Vega, y darles cuenta de los grandes daños causados por la tormenta caída sobre la localidad, a la vez que recababan la ayuda necesaria para hacer frente a los primeros momentos más difíciles.

El vicepresidente de la Diputación Provincial envió inmediatamente a Olvés una motoniveladora para atender a los primeros trabajos, y prometió el envío de técnicos que estudiasen sobre el terreno los efectos de la tormenta y los medios para paliarlos en la medida de lo posible.