PREGONES DE FIESTAS

PREGÓN DE FIESTAS 2002. Por Angelito Ustero

Estimadas Autoridades, Ciudadanos y ciudadanas de éste magnífico Pueblo de Olvés, y todas aquellas personas que nos acompañan en éstas fiestas.

Éste pregón de fiestas, tal vez lo tenía que haber leído algún famoso o conocido, como ocurre en la mayoría de los sitios. Pero que mejor que lo lea uno cualquiera del Pueblo, el cual le dará con toda seguridad la relevancia que necesita éste tipo de actos.

Así que es para mí un honor que éste año me haya tocado a mí. Que si bien tengo que decir, lo he escrito yo, ya que el que va ha leer un pregón, normalmente lo escribe.

No es fácil sentarse en una mesa y ponerte a escribir y menos un pregón. Lo más difícil, creo yo es empezar, pero una vez que estás sumido en la escritura te van saliendo las ideas sin darte cuenta.

Había multitud de temas para elegir relacionados con las fiestas y que fueran el foco de atención del pregón. Tal vez por eso en un principio dudaba el tema a elegir.

Entonces me fueron surgiendo recuerdos de fiestas anteriores, y aproveche ese momento para encaminar éste pregón a esos recuerdos personales más destacados de las fiestas, y que muchos de vosotros también recordareis.

 El pregón lo he titulado RECUERDOS

Recuerdo aquellos años, que desde muy pequeño empecé junto con alguno de los que formamos hoy la Asociación a ayudar a organizar las fiestas. Aquellos años en los que existía una Hermandad de “San Roque”, y en los que ondeaba el Pendón sobre la fachada de la casa del hermano que le tocaba hacer la fiesta.

Aquellos músicos, los mismos de todos los años, y que tocaban encima de un remolque y a pleno pulmón. Incluso a veces hasta sin remolque, como cuando daban en la plaza aquellos maravillosos conciertos del mediodía.

Aún me veo sentado comiendo en casa con uno de los músicos. Pues claro nos los teníamos y se los tenían que llevar los que hacían o hacíamos la fiesta tanto para comer como para dormir. Y siempre había comida especial ¡ya que como venía el músico a comer!

Recuerdo también aquellos famosos y míticos nombres de peñas ya desaparecidas: Stoga, casi gatos al revés, Chabela, la increíble Chabela, sacamos el nombre de una canción de Luis Aguilé, J-12, la famosa J-12, el nombre no sé sí se debe porque cuando se fundó eran doce, por los 12 meses del año, o también incluso por los doce apóstoles, caso éste menos probable.

Quien no recuerda aquellas tardes de vaquilla con banda de música incluida. Esos mozos del pueblo que se tiraban a recortarlas tanto en la era del Portalino como en la de Españica. Y algún que otro valiente que intentaba imitar al cordobés.

Y esa vaca de grandes y robustos cuernos que un año en el desencajonamiento se escapó. Gracias a Dios no paso nada, pero quedó en el recuerdo la imagen de aquel vecino del pueblo que estaba tan tranquilo encima del ribazo, cuando la vaca pasó a escasos centímetros de su cuerpo. Luego a la vaca se la buscó, se la encontró y se la mató. Y desde aquel año se puso por tradición cenar judías y estofado de vaca para todo el pueblo. Cambiado actualmente por la comida.

Recuerdo también que ese mismo año se tapó la plaza para cobrarle a los forasteros. Sin mucho éxito, la verdad. Por lo cual se decidió que la verbena fuera al aire libre.

Y hablando de los forasteros. Vaya peleas con los del pueblo. Que si tu has bailado con esa, que si yo quería bailar con la otra, que si todos al pilón, que si te has apretado más de la cuenta, (bueno lo de apretado, es un decir, porque para vencer la fuerza de los brazos había que sudar, ya que aquello parecía cemento armaú). En fin, la mayoría de las peleas pues sin motivo.

Y aquel año en que se estrenó el letrero de la entrada.

Y aquella peña: “La Vela”, situada en el silo, que era el cobijo de muchos, cuando acababa el baile en la plaza.

Aquel concurso de cerveza.

Aquella primera subida andando del Santo hasta la Ermita.

Aquellas carreras de burros.

Aquellos pollos y conejos cogidos a la peana del santo que bailaban al son de la charanga.

En fin, son tantos y tantos los recuerdos…Tal vez de aquí a algunos años también se recuerde éste pregón de fiestas.

Con éstas líneas he querido mostrar un poco, que es bueno de vez en cuando recordar los buenos momentos del pasado, y que sin darnos cuenta se nos dibuja en la cara una pequeña sonrisa.

Que eso es lo que tienen que ser unas fiestas, no todo en las fiestas es comer, beber y pasárselo bien, sino que las fiestas son también buena hermandad entre todos, buena relación, buena convivencia, solidaridad, buena unión. Son cosas que yo y creo que también todos nosotros esperamos y deseamos que no solo existan en las fiestas sino también durante todo el año.

Y para terminar, y antes de encender el chupinazo, quisiera que gritaréis bien fuerte.

¡VIVA LAS FIESTAS DE SAN ROQUE Y LA CRUZ!

¡VIVA LA VIRGEN DEL MILAGRO!

¡VIVA OLVÉS!

GRACIAS A TODOS

PREGÓN DE FIESTAS 2003. Por Alfonso de Campos

Cuentan que San Roque un día de su Ermita se escapó

a pedirle al Arzobispo rápida restauración

de la que antaño fue casa de la Virgen de Asunción

El Obispo muy ocupado durante más de 20 años

ni siquiera contestó

solo cuando se caía y todos ya lo sabían

so mostró muy preocupado y una carta remitió

y al alcalde le decía: “llore a su Diputación”

Los Olvesinos pendientes de la inminente destrucción

al Presidente pidieron “una ayuda por favor”

Y contesto Don Marcelino: esa es la casa de Dios,

yo no puedo por lo tanto dar siquiera explicación

No sabemos como acaba esta historia sin igual

pues el punto en el que ahora estamos ya no tiene marcha atrás

dicen que el arreglo es caro, más tirarla aún es peor

pero si se cae encima de casa de las vecinas,

que se prepare el Obispo y el Gobierno de Aragón

Que se den por enterados por medio de este Pregón

que nos protege San Roque y Nuestra Señora Asunción

No sería complicado reparar sus muros viejos

para quien en 1600 sin apenas aparejos

levanto su campanario que hoy aún vemos a lo lejos

Esta calles que aquí ves aunque de un mundo al revés

forman parte de esta tierra que a mucha honre se llama Olvés

PREGÓN DE FIESTAS 2004. Por Cristina Sanz, Beatriz Perez y Teresa Muñoz

¡Buenos días a todos y todas!

Nos sentimos orgullosas de poder realizar, este año 2004, el pregón de las fiestas de San roque y La Cruz.

Quien nos iba a decir a nosotras, la penúltima generación del pueblo, que un día como hoy íbamos a dar comienzo a las fiestas. Unas fiestas que son referencia y punto de encuentro cada mes de agosto en nuestro pueblo, Olvés; a las faldas de la Sierra de Pardos y a 808 m. de altitud, al este con Morata, al oeste con Munébrega, al norte con Maluenda y al sur con la Sierra de Pardos. Nos encontramos un bonito paraje, que con el paso de los años y el esfuerzo de muchas horas de duro trabajo, nuestros abuelos, nuestros padres y madres han conseguido convertir en un rico vergel.

Como no agradecerles a todos ellos que han hecho de nuestra vida aquí en Olvés una agradable juventud, dándonos una óptima calidad de vida que tal vez la ciudad nunca nos pueda ofrecer.

El pueblo donde muere la carretera, el más especial para todos los que hoy nos encontramos aquí, nos saluda a su llegada con la ermita de la Virgen del Milagro que con tanto tesón conseguimos reformar. Pero nada mejor en estos días de fiesta que refrescarse con un buen trago de agua de nuestra famosa fuente, que ha amenizado con su sinfonía de manantial tantos buenos momentos. Sin olvidarnos del BOOM del verano; las recién estrenadas piscinas, desde las que podemos contemplar un paisaje singular.

Subiendo la cuesta Mayor es inevitable mencionar la tan injustamente olvidada Santa María la Mayor, para tristeza de todos nosotros. La voz de Olvés no cesará en su intento de conseguir la necesaria restauración, no por un capricho sino por el peligro que ésta supone. Desde allí podemos divisar el lejano Moncayo y sin tener que andar mucho Santa Cruz, saludando al peirón de la Purísima Concepción, desde el que nos dirigimos a la Plaza Alta, en la que tanto hemos bailado a nuestro queridísimo San Roque. En nuestro recorrido dejamos atrás a la Virgen del Pilar y a San Cristobal y por fin, el tan esperado lugar, que recibe con las copas de sus choperas al ondeado pendón, no es muy difícil de imaginar el lugar donde nos encontramos, el olorcico del chocolate no engaña, estamos en San Roque.

De regreso hacia el pueblo la dinámica charanga nos anima con su ritmo y a la vez una lluvia de caramelos rocían al Santo haciendo corretear a los más pequeños retoños del pueblo. Después de este pequeño viaje, llegamos de nuevo al punto de partida, la plaza del baile, en la que tantas canciones hemos bailado y a buen seguro este año batimos el record.

Para finalizar, agradecer a todos aquellos que un día apostasteis por Olvés quedándoos aquí y labrándoos una próspera vida, consiguiendo día tras día sacar el pueblo adelante y con ello no dejando perder todas aquellas tradiciones del pueblo, como la que hoy nos reúne aquí, las fiestas de San Roque y La Cruz.

También gracias a los que desinteresadamente y solamente con el único afán de hacer grande nuestro pueblo y nuestras fiestas vienen cada año alegrando las calles del pueblo y ayudando a lo que pueden, ya que sabemos que llevan Olvés en su corazón.

Agradecer también a Alfonso de Campos el gran interés mostrado por el pueblo con la edición de la ya famosa revista de Olvés.es.

Sin más acabamos, deseando que paséis una felices fiestas, disfrutando de un agradable ambiente.

¡VIVA SAN ROQUE, VIVA LA CRUZ Y VIVA LA VIRGEN DEL MILAGRO!

PREGÓN DE FIESTAS 2007. Por Tere Alaya

Buenos días amigos y vecinos de Olvés.

Después de pensar en algún tema todavía no comentado en pregones anteriores y no encontrar algo novedoso, me di cuenta que hay cosas importantes que las tenemos a la vista y no las apreciamos. por eso hoy voy a hablar de palabras tan importantes como para mi ALEGRÍA, VOLUNTAD, TRABAJO, INICIATIVA y COLABORACIÓN. Y al pensar en ello lo primero que me viene a la cabeza es un grupo de personas de cuya disponibilidad gratuita todos hemos disfrutado en alguna ocasión. Dispuestas a participar en cualquier evento que haya en el pueblo; preparar exposiciones, adecentar el pabellón, limpieza de ermitas, etc.

Este grupo al que me refiero sabe en todo momento lo que el pueblo necesita y une sus fuerzas y posibilidades para que todo salga lo mejor posible. Habéis adivinado, supongo, que estoy hablando del grupo de mujeres de OLVÉS en cuya definición queda incluida cada una de las palabras que he mencionado al principio, porque con iniciativa ponen su voluntad en la colaboración de cualquier trabajo y lo más importante es que lo hacen con alegría. Merece tanto ser mencionado su buen hacer y creo que este es el momento adecuado para obtener el agradecimiento de la comisión y del Ayuntamiento del Pueblo.

Os invito a todos vosotros a que sigáis esta línea, que apoyéis siempre todas las iniciativas que se proyecten el OLVÉS para que por lo menos se mantenga.

¡¡FELICES FIESTAS!!

PREGÓN DE FIESTAS 2008. Por Conchita Bueno

Señor Alcalde, Señoras y Señores Concejales, Vecinos y Vecinas de Olvés, Moradores y Visitantes en su conjunto, Amigos y Amigas, Buenas tardes.

En primer lugar permitidme que como nacida y criada en Olvés me dirija en nombre de mi familia y en el mío propio, al Ayuntamiento y a la Comisión de Fiestas para transmitiros mi gratitud, ilusión y emoción por haberme elegido pregonera de las fiestas de San Roque 2008, pero no podía iniciar la lectura de este pregón sin antes rendir un emocionado recuerdo a todos aquellos Olvesinos que nos faltan por primera vez y que nos han dejado para siempre, algunos muy recientemente. Poe ello, me vais a permitir que recuerde y me dirija especialmente a uno de ellos en representación de todos.

Querido Jesús: “Quiero decirte que allá donde te encuentres y mientras exista un solo habitante en este pueblo o un solo miembro de la Peña de los Narros, tú siempre estarás presente entre nosotros”.,

Queridos amigos: Hoy no nos podemos permitir ponernos tristes, por el contrario, quiero presumir de Olvesinos y para ello voy a centrar este pregón destacando vuestra generosidad y vuestra solidaridad y lo voy a hacer dando las gracias de manera especial a dos personas que se encuentran entre nosotros: Quinito y José Francisco: Sabed que todo Olvés esta muy orgulloso de vosotros, es muy emocionante, además de un gran orgullo, recordar como os entregasteis hasta la extenuación intentando cambiar con todo vuestro esfuerzo, junto con el de los facultativos casualmente allí presentes y todos los que inmediatamente se sumaron, un destino que ya, desgraciada e irremediablemente estaba escrito. Gracias por ser como sois, permitir que hoy nos apropiemos de vuestro gesto solidario para que nos represente a todos los Olvesinos.

De Olvés, como pueblo, de su excelente clima, de su privilegiada situación, de sus caminos, de sus paisajes… no voy a descubrir nada que vosotros no sepáis y que no se haya dicho ya en pregones anteriores. Solo os dire que el futuro de este pueblo depende exclusivamente de vosotros, no dejéis que el desánimo entre en vuestras casas, si  nosotros no valoramos lo nuestro nadie de fuera lo hará, huid de la incomprensión de los pesimistas, del victimismo, no permitáis las injusticias, no abandonéis vuestras casas, vuestras raíces, vuestros campos, no os preguntéis porqué, ni para qué, simplemente  dejaros guiar por vuestro noble e inmortal corazón aragonés.

¡Si!, Tenemos que exigir encarecida e insistentemente a todas las instituciones las ayudas necesarias para la conservación de nuestros bienes públicos, pero no olvidemos que de la misma manera todos y cada uno de nosotros estamos obligados a arreglar, a mantener y a cuidar nuestras casas para impedir que la desidia y el abandono se apodere del pueblo. Engalanemos nuestras fachadas con las mejores galas porque, como os digo, el futuro de Olvés al igual que estas fiestas que hoy empiezan, está en nuestras manos, celebrémoslas con amor, entendimiento, concordia, diálogo, paz y alegría.

¡¡Felices Fiestas!!, ¡¡Viva San Roque!! ¡¡Viva Olvés!!

PREGÓN DE FIESTAS 2010. Por Irene, Celia y Andrea

My beautiful picture

Buenos días alcalde, concejales, queridos vecinos  de Olvés e invitados que habéis venido a pasar este día de fiesta con nosotros,  estamos muy orgullosas de ser las pregoneras de las fiestas de San Roque del 2010, al igual que lo estamos de tener un pueblo tan maravilloso como Olvés, ya que aunque no hayamos nacido aquí, nos sentimos como uno más, gracias a todas las personas del pueblo que nos han ayudado cuando lo hemos necesitado, y por eso sabemos que Olvés siempre estará vivo con el amor de todos vosotros.

Queremos recordar que ya que tenemos un pueblo con preciosos paisajes y buenas instalaciones como la piscina, el parque o el pabellón, es necesario cuidarlo y mantenerlo porque si no se cuida, el pueblo se perderá y con él, una parte de nuestros corazones.

Otro de los temas de los que nos gustaría hablar es el de la Iglesia Santa María La Mayor, Esta iglesia es una de las más grandes de la comarca y a todos nosotros nos gustaría verla arreglada, porque si este pueblo ha conseguido arreglar la ermita de la virgen del Milagro y la ermita de San Roque, también puede arreglar la Iglesia Santa María La Mayor. Pues aunque para la gente de otros pueblos y visitantes no tiene ningún valor arquitectónico,  para nosotros es algo más. Para nosotros es el símbolo de este pueblo, para nosotros es algo más que una iglesia,  es un lugar que querríamos que formase parte de nuestro futuro, un lugar donde los niños y niñas fuesen sin tener miedo de que se les cayese algo encima.

Y por último, esperamos que paséis todos unas felices fiestas y que os lo paséis muy bien, por que esto solo ocurre una vez al año. A todas las personas que no seáis de Olvés pero  que sintáis un enorme aprecio por este pueblo y estáis pasando aquí las fiestas, solo deciros que no os sintáis forasteros, que Olvés os va a acoger siempre, y a los que seáis del pueblo  disfrutad estos cuatro días con vuestras familias y amigos, y no deis vueltas al pasado porque no lo podéis cambiar, que no os agobie el futuro, porque no sabéis si llegará, disfrutad del presente y no lo dejéis escapar, porque cuando se vaya jamas volverá. Y ya solo nos queda deciros que…

¡¡VIVA LAS FIESTAS DE SAN ROQUE Y LA CRUZ!! ¡¡VIVA SAN ROQUE Y LA VIRGEN DEL MILAGRO!!

My beautiful picture

POESÍA DE OLVÉS. Siete cosas tiene Olvés

Siete cosas tiene Olvés

que en mi memoria nunca perderé:

la iglesia Santa María La Mayor

con mil palomas a su alrededor

y el lavadero y la fuente

donde coge el agua la gente.

Tiene campos con caminos

por rincones escondidos

donde encuentras varios nidos

con polluelos perdidos.

Ven a la plaza Mayor

cerca de la calle Mesón

ven a la plaza del Pilar,

un lugar donde soñar.

Acercate a las escuelas,

que aunque ahora están desiertas

hace unos años  atrás

las clases estaban llenas.

Así es mi tierra,

así es Olvés

tierra de personas valientes

a las que has de querer.

Celia, Irene, Andrea

PREGÓN DE FIESTAS 2012. Por Angelito Ustero

Imagen 876

En el año 2002, el año que se instauró el “Pregón de Fiestas”, fui yo el Pregonero. Como este año se cumple el décimo aniversario, le pedí a la Comisión dar de nuevo el Pregón. Me dieron su aprobación y para mí es un placer y un gran orgullo volverlo a dar de nuevo.

Para el pregón he escrito un pequeño cuento, una pequeña historia, ficticia o muy bien podría ser real. Dice así:

Hace ya mucho, mucho tiempo, hasta un pequeño pueblo, infectado y diezmado por la peste, llegó un día un peregrino. Vestía ropa ya muy estropeada. Desaliñado. Con barba. Llevaba una capa para protegerse del frío. Un sombrero. Se podían observar en su vestimenta, conchas de vieira, alguna en el sombrero y otras en su capa. También llevaba un largo bastón o bordón para apoyarse en su caminar. Sujeta, en el extremo del bastón, una calabaza, cuyo contenido sería agua, para calmar su sed. Colgado, un viejo zurrón o alforja en el cual llevaría algo de comer. Tenía una pierna vendada con unos trapos, posiblemente para protegerse de alguna herida o llaga que llevaba. Calzaba una especie de sandalias botas algo gastadas. Por su tez, parecía más bien joven, e iba acompañado por un perro un poco flacucho y con síntomas de cansancio.

El peregrino llamó a la puerta de la primera casa que encontró. Le abrió una señora con cara de estar cansada.

¿Qué desea? le preguntó la señora.

Verá señora, soy un peregrino que al pasar junto el pueblo me he dado cuenta que hasta aquí también ha llegado la enfermedad de la peste.

La señora le miro con cara de angustia, y le dijo: pues sí, vera usted, llevamos ya varios días afligidos de tanta pestilencia. Usted como peregrino, que ha recorrido tanta tierra y ha visto tantas cosas, no se si tendrá algún remedio para tanto mal.

El peregrino, cogiendo la mano de la señora le dijo: lléveme usted donde está el manantial, el pozo o la fuente del agua que utiliza el pueblo para beber y cocinar.

La señora al cogerle la mano el peregrino, sintió un agradable estremecimiento, una sensación de gran alivio, una sensación de desahogo, una gran sensación, de cómo, si ese peregrino fuese la solución a todos los males del pueblo.

Fueron los dos a la fuente de donde se utilizaba el agua para su consumo, pero no sin antes haberle curado la señora la herida que llevaba el peregrino en su pierna. Cuando llegaron a la fuente, el peregrino comprobó que el agua estaba sucia y totalmente apestada. Se postró de rodillas, rezó e invocó al cielo, a Jesús, a María, a los santos Pedro y Pablo. Al cabo de un rato el agua que manaba de la fuente, poco a poco se iba volviendo más clara, cada vez más y más clara, hasta que se volvió completamente cristalina. La señora al ver tal milagro, y de tanta alegría como sintió, no pudo contener sus lágrimas.

Después, el peregrino, acompañado de la señora pasó por todas las casas del pueblo a ayudar a curar y a dar salud a todos los enfermos. Todo el pueblo quedó admirado de tanta bondad como había en dicha persona. Los enfermos nunca habían visto a un joven tan entregado y tan caritativo. Los ayudaba, los cuidaba, los mimaba, les alentaba, les daba de comer, limpiaba sus llagas malolientes. Para todos aquellos enfermos, el peregrino era como un ángel que había bajado del cielo. Y el agradecimiento de los vecinos era tal, que, arrodillados ante él, le ofrecían todo lo que podían darle. El pueblo empezaba a vivir de nuevo.

Al cabo de unos días y cuando el pueblo estaba ya prácticamente curado de tanto mal y de tanta pestilencia, el peregrino, agradeciendo a todos su amabilidad y su simpatía, prosiguió su camino  hacia otros lugares y otras tierras. Al marcharse, la señora, que lo seguía con la mirada, creyó ver como que un ángel lo acompañaba.

Al cabo de un tiempo, el pueblo le esculpió una estatua en honor al peregrino, dicha estatua la colocaron dentro de una Ermita que también levantaron en su honor y a la cual le dieron su nombre. También lo nombraron patrón del pueblo. Después le construyeron una peana con su figura encima y un Pendón bien alto con su imagen en la tela. Y desde entonces, todos los años se recorre el pueblo con la peana y el Pendón, para que todos los vecinos le ofrenden obsequios, y así, agradecer al peregrino todo el bien que había hecho por el pueblo.

Y para terminar esta pequeña historia, solo me falta decir que el día en que el peregrino llegó al pueblo era un 16 de agosto. El nombre del peregrino era Roque. El nombre de la Señora era María Asunción del Milagro y el nombre del pueblo, naturalmente, era Olvés.

Gracias.

Esperamos, que en estas fiestas, cada uno de nosotros tengamos algo de lo que tenía este famoso peregrino que era San Roque. Deseamos que paséis unos días agradables y entretenidos, que sean unas fiestas de buena hermandad entre todos, de buena relación, de buena convivencia, de solidaridad, y en definitiva de buena unión.

Y para terminar, y antes de encender el chupinazo, quisiera que gritaréis todos conmigo bien fuerte. Un grito que os salga del alma. Un grito que os salga del corazón.

¡VIVA LAS FIESTAS DE SAN ROQUE Y DE LA CRUZ!

¡VIVA LA VIRGEN DE LA ASUNCIÓN Y DEL MILAGRO!

¡VIVA OLVÉS!

GRACIAS A TODOS